lunes, 6 de febrero de 2012

¿TIENE FUTURO LA SOCIALDEMOCRACIA? Caso PSD Morelos


¿TIENE FUTURO LA SOCIALDEMOCRACIA?
-El caso PSD Nacional y el caso PSD Morelos-
 Ignacio Pinacho
21 de mayo de 2011


Me hubiese agradado estar con ustedes en el encuentro convocado por el PSD Morelos, para exponer algunas ideas y críticas respecto a la situación real de algunos actores que bajo el manto de la socialdemocracia hacen exactamente lo contrario. No obstante ser afiliado del partido no fui invitado ni por cortesía a dicho evento. Por ello recurro a este medio. Les comparto algunas consideraciones.

En el mes de julio, posterior a la elección constitucional del año 2009, escribí algunas reflexiones como las siguientes:

De los experimentos socialdemócratas el de Democracia Social fue el más exitoso en términos de propuesta política, y el del PASC en términos de rentabilidad electoral. Este último bien puede verse como un proyecto distinto a lo que posteriormente fue el PSD. Mala apuesta pensar y decidir que el nombre en sí mismo le da contenidos y perspectivas a un proyecto. Quienes condujeron a la derrota del PSD nunca se bajaron de su pedestal, dejaron de ser dirigentes de carne y hueso y se convirtieron, quizás sin darse cuenta, en dirigentes cibernéticos o de vino blanco y tinto.

El éxito del PASC estuvo, precisamente, en contar con liderazgos regionales de carne y hueso y en una dirigencia plural versada, en su mayoría, en las luchas sociales y políticas decisivas para el país. La pluralidad, el respeto a la diversidad de pensamiento, la tolerancia e inclusión de las minorías, que atiborraron el discurso del PSD fueron las divisas para construir cada uno de los proyectos fallidos, pero a la hora de tomar las decisiones y procesar las diferencias se convirtieron en obstáculos para salvaguardar los intereses de las burocracias partidarias.

Por lo mismo, los experimentos socialdemócratas fueron incapaces de dotarse de las reglas del juego internas para ser respetadas por todos, desoyendo a una premisa básica de esta corriente: respeto al estado de derecho y a la institucionalidad establecida. En la transición del PASC al PSD los estatutos y los órganos de dirección sirvieron más para imponer y  atacar que para dotarse de cierta institucionalidad y debatir los problemas y los temas del país.

Otro de los resabios del viejo régimen presentes en los “partidos diferentes” y emergentes es la corrupción. La tentación del poder aliada al dinero ha dominado a la mayoría de los dirigentes, aunado a las componendas y venta de espacios políticos a cambio de favores. Suelen integrarse direcciones políticas o equipos de trabajo más por lealtades que por capacidades y convicciones. Unos más otros menos, con afortunadas excepciones, la izquierda en su conjunto ha sido incapaz de verse y de actuar de forma distinta a las derechas y prácticas del pasado.

Por último, pero, sin duda, el factor que le da forma y contenido a un proyecto de gran envergadura que pretende ser opción de poder y de cambio. ¿La socialdemocracia es una propuesta para las mayorías o para las minorías?  Erróneamente los experimentos México Posible y PSD se identificaron más como opciones de minorías que opciones de gobierno, causas minoritarias que no dejan de ser justas y valederas pero que no han dejado de ser proyectos testimoniales.

Si la socialdemocracia en México pretende ser opción de gobierno y de cambio, “La izquierda de hoy tiene que ser universalista, en el sentido que su compromiso es por causas grandes y por valores y principios universales. Fragmentar su programa por compromisos con identidades particulares o minorías sociales, le puede garantizar una buena clientela política pero no suficiente para ser una opción de gobierno. “El proyecto de la izquierda es universalista: es para todos los seres humanos... no es la libertad para los accionistas o los negros, sino para todos. No es la igualdad para todos los miembros del barrick club o los minusválidos, sino para todos. No es la fraternidad sólo para los estudiantes de eton o los gays, sino para todos. Y la política de la identidad no es esencialmente para todos, sino para los miembros de sólo un grupo específico.”

Puede ser muy polémica esta posición de Hobsbawm, pero la realidad ha demostrado que las identidades particulares como el feminismo o el indigenismo, entre otras, colocan en primer plano su interés específico por encima del proyecto integral, plural y de todos.” (¿Qué izquierda? Ignacio Pinacho. Cartas de Relación. Revista de la Fundación por la Socialdemocracia de las Américas. Citando a Eric Hobsbawm, “La política de la identidad y la izquierda”. Nexos 224, agosto de 1996).

Luego entonces, no obstante las claras evidencias de errores y desviaciones ideológicas que se presentaron en el extinto Partido Socialdemócrata a nivel nacional, en el Estado de Morelos no solo se repiten sino que se han multiplicado tanto los errores como las desviaciones ideológicas que, si no se presenta una decidida rectificación de fondo en su dirección política, el fracaso puede ser el derrotero. Van algunas consideraciones al respecto:

1.- La dirección política del partido, en particular su presidente, sigue regodeándose del 3% de la votación alcanzada en la elección constitucional de julio de 2009. En todo el año del 2010 el Comité Ejecutivo Estatal no impulsó ni organizó alguna actividad política relevante que significara una mayor presencia social e incidencia en el contexto político del estado. No se editó propaganda, ni ediciones del partido (solo una gaceta), ni campañas de afiliación ni construcción institucional de comités del partido. Los pocos que se instituyeron no tienen validez estatutaria. En suma, en ningún momento el presidente del partido mostró disposición para trazar un plan de trabajo que implicara una planificación y ejecución institucional de las secretarias y coordinaciones. Las pocas iniciativas fueron individuales y punto.

2.- Las obligaciones estatutarias son echadas por la borda, los documentos básicos ni por asumo son conocidos a fondo por el Comité Ejecutivo. En lo que va de este año, únicamente han existido tres reuniones del Comité, más por presiones que por convicciones. Los pocos planes que se han presentado al Comité Ejecutivo son ignorados por el presidente. Existen graves omisiones del Comité y su Presidente. Los planes de trabajo e informes financieros de ingresos y gastos que deben ser validados por el Consejo Político y el propio Comité Ejecutivo no se presentan, a pesar de la insistencia de algunos integrantes del Comité Ejecutivo. Durante este año se han creado algunos comités municipales sin que éstos cuenten con la legitimidad estatutaria, generándose incertidumbre en sus miembros. En pocas palabras, la simulación política es una de las formas de hacer política de algunos integrantes del Comité, encabezados por el presidente Eduardo Bordonave Zamora.

3.- El presidente del partido, faltando a la ética, a la verdad y a la institucionalidad, quitó y puso a quien se le viniera en gana en los órganos del partido y modificó contenidos esenciales del estatuto, con el propósito de mantener un control vertical de las estructuras partidarias, en particular de los recursos financieros. Estos movimientos y cambios debieron ser sancionados por una Asamblea Estatal y el Consejo Político pero nunca se hizo. Van unas perlas de estas prácticas autoritarias y perversas. Por ejemplo, en el estatuto modificó los años de su mandato, de tres a cuatro años, con voto de calidad y con posibilidades de reelección; el mandato del Consejo Político pasó de tres a seis años; en lugar de presentar informes financieros cada tres meses ahora será cada seis (por cierto nunca lo ha hecho); le quitó facultades al Vicepresidente del partido para dárselas a una Secretaria General que inventó; entre otras modificaciones.

4.- El manejo de los recursos financieros y materiales del partido es total y absolutamente discrecional. Durante los años 2009 y 2010 se presumía de la existencia de actos de corrupción, pero ahora que por accidente he conocido el informe que Eduardo Bordonave  y Mariana Carbajal, responsable de finanzas, presentaron por ley el 7 de marzo del presente al Instituto Estatal Electoral, la corrupción y la discrecionalidad son muy evidentes. Van algunas perlas:

Las prerrogativas durante el 2010 fueron por $4, 464,605.52 de los cuales se destinó el 17% a reconocimientos por actividades al partido a 25 personas, sobresaliendo los familiares de la responsable de finanzas (Mariana Carbajal) y familiares del presidente Eduardo Bordonave. Se destinó recursos a una persona identificada como Arturo Hit por 355,499.73 ¿Qué servicios prestó este personaje? El colmo del cinismo son varios cheques tanto a nombre de Eduardo Bordonave y de Mariana Carbajal por $ 40,000.00, en total para los dos se expidieron cheques por un monto de más de un millón trescientos mil pesos. O sea, el 30% del total de los ingresos del partido. En los Recibos de Apoyos por Actividades de Colaboración (REAPAC), que significan la cuarta parte del presupuesto anual, se beneficiaron a personas que nada tienen que ver con el partido. Y los militantes o simpatizantes que recibieron apoyos por esta vía resultaron que en el informe aparecieron con cantidades elevadas y distintas a lo que realmente recibieron. Y los más grave, seguramente se falsificaron firmas y se utilizaron credenciales de elector sin consentimiento de los acreditados. Otros montos escandalosos son los más de Un millón setecientos mil pesos en “servicios generales” y setecientos mil pesos en “materiales y suministros”, sin que se haya informado y rendido cuentas al Comité Ejecutivo y al Consejo Político.

Existe un caso no solamente grave, sino que dicha acción no tiene nombre: resulta que una persona que en vida no solo no cobró ni un centavo, sino que ya fallecida cobró en dos ocasiones. Además, en el informe se puede uno percatar como Eduardo Bordonave y cía., utilizaron los resquicios y vacios de la ley para que sus actos de corrupción no puedan ser sancionados. La delincuencia de cuello blanco organizada en partido.

5.- A nivel político, sin mediar discusión ni acuerdo institucional en el Comité Ejecutivo y en el Consejo Político, el presidente y sus leales han adoptado el pragmatismo puro (así lo reconoce Bordonave) rumbo a la elección del 2012. Ya están ofertando el partido al mejor postor. No importa si es el PRI, el PRD o el PAN, lo importante es que nos garanticen el registro. ¿Alguna diferencia con el Partido Verde o Nueva Alianza? ¿Qué significa esto? ¿Le importa a Eduardo Bordonave la ideología y los postulados de la Socialdemocracia? ¿Le interesa construir partido o construir redes y empresas de corrupción? ¿Tiene futuro la Socialdemocracia en México con este tipo de personajes? Ustedes tienen la palabra.

6.- Finalmente, les comento a mis lectores que si desean contar con mayor información y con información escrita, con todo gusto se las comparto. Que no quepa la menor duda. Por otra parte, seguramente ustedes me preguntarán ¿Y acaso no van a tomar acciones políticas y legales sobre estos hechos? Les contesto: Claro que sí. Y a Eduardo Bordonave Zamora lo convoco al debate. A que realicemos una reunión de militantes del partido para que rindas cuentas claras de tus acciones, para deslindar responsabilidades y que la militancia sepa quién es quién en el partido. Y si consideras que he ofendido tu moral, te emplazo a que decidamos este asunto en los tribunales.








2 comentarios:

  1. Hola Ignacio, sigues en estas fechas la carrera politica del psd para presidencia municipal de cuernavaca? saludos

    ResponderEliminar